viernes, 26 de junio de 2015

LA ASTUTA ENAMORADA



Celoso está el muro de que su enamorada se recueste sobre el viejo ciruelo.
"No pasa nada, lo tranquiliza ella, es un anciano. Solo lo abrigo un poco. Sabés que soy tuya."
En realidad, amor no siente por ninguno de los dos, la astuta enredadera. Los usa de apoyo para subir y llegar al cielo, su amor imposible.

lunes, 22 de junio de 2015

LA MAÑANA Y SUS NOMBRES DE MUJER


Aurora levanta el telón.
Alba clarea.
Estrella se apaga.
Celeste pinta el cielo.
Paloma vuela.
Rosa despierta,
se despereza
y Rocío Matinal
lava su cara.


lunes, 1 de junio de 2015

BREVE DIÁLOGO TELEFÓNICO



Hola, ¿con quién hablo?

Diálogo telefónico entre A y B (Antonio y Braulio, o Andrea y Bartolomé, o lo que ustedes quieran).

(Suena el teléfono y atiende A)
A Hola.
B Hola, ¿quién es?
A ¿Cómo quién soy? ¿Y a usted qué le importa?
B ¿Con quién hablo?
A Conmigo.
B ¿Y usted quién es?
A ¡Y dale! ¿A usted qué le importa?
B Sí me importa.
A ¿Por qué, usted quién es?
B No sé quién soy.
A ¿Cómo dice?
B Digo que no sé quién soy. Por eso quiero saber quién es usted. ¿Usted no será yo, no?
A Pero qué disparate. ¿Cómo yo voy a ser usted?
B ¿Por qué? ¿Tan malo le parece ser yo?
A Y yo qué sé, si no lo conozco. No es por eso. Es que no puedo ser usted. Yo soy yo.
B ¿Yo? ¿Dijo yo? Ahhh, ¿usted es yo? Pero, ¿por qué me lo ocultaba? ¡Uff, qué alivio, me encontré! Ahora sé quién soy: si usted es yo, yo soy usted.
A Pero, no señ…
B (Interrumpiendo) ¡Gracias, muchas gracias!
 (Corta)

miércoles, 20 de mayo de 2015

COCÓ COCOROCOCÓ, ¡QUÉ LÍO SE ARMÓ!


Además de todas las recomendaciones y reseñas que ya lleva recaudadas COCOROCOCÓ, el libro que hicimos con Christian Montenegro y publicó Pequeño editor en 2014, sigue sumando distinciones.

Ganó el premio Fundación Cuatrogatos 2015:
 http://cuatrogatos.org/docs/pdf/Premio_2015_LowRes.pdf#page=6&zoom=auto,423,768

Fue postulado por el Banco del Libro de Venezuela para los mejores libros de literatura infantil de Iberoamérica.

Y recientemente, en Argentina, ganador del premio Destacados Alija 2014:





domingo, 3 de mayo de 2015

VIDAS MODERNAS reseñado por Raquel Barthe en su revista virtual El Mangrullo





Aquí la reseña de Raquel:

DURINI, Ángeles, 1957-. Vidas modernas / Ángeles Durini, Didi Grau. -- Buenos Aires : Del eclipse, 2014. -- [ca. 32] p.; il. col. ; 17 x 20 cm. -- (Colección Libros álbum Del Eclipse / Istvan Schritter). -- ISBN 978-987-1580-47-7. 
Esta es una historia para "sentirla" más allá de las imágenes y de las palabras.Cuando dos personas se aman sinceramente, pueden compartir muchas cosas sin perder su esencia, sin dejar de ser ellos mismos, y mantener su independencia sin "adueñarse del otro", sino respetándolo.


Tanto la amistad como el amor son procesos lentos que se van descubriendo mutuamente y afianzando poco a poco y es el motivo que los hace perdurables.

Cada persona es única y también es por eso que cuando se conocen profundamente, como llegaron a conocerse Xul y Rinoceronte, pueden encontrarse en cualquier laberinto de la vida o aunque se hallen en medio de una multitud.

Muchas gracias, Raquel Barthe.

lunes, 16 de marzo de 2015

VIDAS MODERNAS: RESEÑA DE GRACIELA PERRICONI



Graciela Perriconi reseñó Vidas Modernas, libro álbum que publicó Del Eclipse en el que ilustro un texto de Ángeles Durini.
Acá el link al blog de Graciela y a la reseña:

lunes, 26 de enero de 2015

VIDAS MODERNAS Hoy cocina: ÁNGELES DURINI

(Click sobre la imagen para agrandar)

Nos cuenta Ángeles sobre el hacer de su texto:

Vidas modernas nació de mirar. Con Gloria Silva y Cecilia Larese Roja nos pusimos a mirar libros con reproducciones de pintores latinoamericanos con la idea de escribir versos. Me atrajo el cuadro Ciudad Lagui de Xul Solar, sus edificios con sus chimeneas sacando humo en forma de rulo, y cuadros de otras ciudades con caminos y escaleras, por las que sobrevuelan globos. A los seres humanos se los ve chiquitos, caminando por esos laberintos.  

Comencé a imaginarme una vida en Ciudad Lagui, dos seres que se quieren en esta gran ciudad. Los vi a los dos buscándose por aquellas escaleras y al minuto siguiente, enojarse y replegarse cada uno en sí mismo, cada uno en su casa, en su rulo. En su mambo. Pero extrañándose. Cosas que pasan en una gran ciudad, donde la comunicación se facilita y se dificulta casi al mismo instante. Estos seres llevan vidas modernas, con un fuerte sentido de la individualidad pero sin perder la necesidad del encuentro con el otro. Sin detenerse a pensar en una etiqueta para su relación de amistad. ¿Serán amigovios? 

Conversé con Didi en un pasillo de la feria del libro. Después nos intercambiamos correos, cada una en su rulo, aunque a veces nos encontrábamos. Y Didi empezó a trabajar sobre los versos que le envié, sobre Xul y Rinoceronte. Y les puso cuerpo e inventó una nueva ciudad. Trajo los juegos que aparecían en las revistas, como los laberintos y el completar figuras. Jugó e hizo todo más divertido, más vivo, valga la redundancia.