sábado, 15 de febrero de 2020

UN SEÑOR DE ESTILO





Hay un señor que se acuesta
bajo la sombra del tilo
y duerme todas las tardes
su siesta lo más tranquilo.

Lleva un traje arrugado,
fresco sombrero de hilo
y un buen techo de verano:
las verdes ramas del tilo.

Qué fantástico se duerme
bajo la sombra de un tilo.
Se sueñan sueños perfumados
si se es señor de estilo.

Y los días en que llueve,
él se queda muy tranquilo
sin que la lluvia le impida
su dormitar bajo el tilo.

Tiene una buena razón
para quedarse tranquilo:
pone el sombrero al revés
y prepara té de tilo.

miércoles, 29 de enero de 2020

CUENTOS INQUIETOS


En diciembre de 2019 estuve narrando y poniendo en escena a los personajes de mi cuento: ¡Ay, este Rulo!, en el festejo del aniversario de la biblio Julio Cortázar


lunes, 11 de noviembre de 2019

LOS CUATRO GATOS EN "DESBORDES 2"



En el libro Desbordes 2, las voces sobre el libro álbum, de las compiladoras Mariel Rabasa y María Marcela Ramírez encontré un estudio muy detallado de nuestro libro Cuatro gatos negros flacos, a cargo de la Licenciada en Letras Cristina Blake y la Dra. en Letras Valeria Sardi:

https://ediuns.com.ar/wp-content/uploads/2018/02/P%C3%A1ginas-desdeDesbordes-2-sap.pdf

miércoles, 2 de octubre de 2019

PRIMAVERA





Canta y canta la calandria

sobre el poste de la esquina,

su nido debe estar cerca

en una casa vecina.

Los acordes de su canto

llegan hasta mi ventana

y aunque el día esté nublado

me hacen clara la mañana.

jueves, 12 de septiembre de 2019

GATO DE LA SUERTE



Bienvenida, bienvenido,

pase, pase, pase, pase”,

nos dice el Maneki Neko,

y el movimiento del brazo

se repite como un eco.

jueves, 18 de julio de 2019

UN CUENTO DE HORNEROS


(Click para aumentar)
 Hace mucho, mucho, hubo una mañana que olía por todos lados a tierra húmeda y a pasto. Fue cuando nació la primera pareja de horneros.
Ya existían otras aves: lechuzas, cotorras, calandrias, zorzales, pero horneros, no.
Y como recién empezaban, no tenían ni idea de cómo hacer una casa donde cobijarse.
Así que para pensar en el asunto se pusieron a caminar, que es como aparecen las ideas. Eso sí: sacando pecho y muy serios, como caminan los horneros.
Pasaron por la laguna y se encontraron con la rana. Entonces, confiados, le preguntaron si ella tenía alguna idea de cómo podrían hacer su casa.
- Los mejores nidos los hacen los pájaros con juncos acá en el agua –dijo la rana- Son muy frescos. Yo les puedo ayudar a hacerlo.
Pareciéndoles una buena idea, los horneros se pusieron a cortar juncos, hasta que oyeron a la rana cuchichearle a la vecina:
- El nido que harán estos tontos es justo lo que necesito para poner mis huevos.
Y los horneros, que serían confiados pero de tontos no tenían ni una pluma, ahí nomás abandonaron la laguna. Después continuaron caminando en silencio, observándolo todo para encontrar inspiración.
En eso, desde atrás de unos yuyos les salió al paso el zorro.
- Sean bienvenidos vecinos. ¿Los puedo ayudar en algo?
Los horneros le preguntaron si él sabía cómo podrían hacer un nido.
- Las aves hacen sus nidos livianos y frágiles como ellos mismos –les dijo el zorro, que andaba siempre hambriento y la idea de unos pajaritos tiernos le hacía agua la boca-. Y no los hacen en lo alto donde correrían peligro de caerse los futuros pichones, sino cerca del suelo, ¿me explico? Y agregó: “Yo les puedo indicar el lugar perfecto donde hacerlo. Es por acá…”
Los horneros lo siguieron, pero como tienen muy buen oído, mientras caminaban tras él lo oyeron murmurar entre dientes: “¡Mmnnn, ñam, ñam. Qué deliciosos pajaritos!”. En un abrir y cerrar de ojos, los dos horneros volaron del lugar dejando al zorro sin almuerzo.
Cuando se habían alejado lo suficiente, bajaron a tierra y se encontraron con la víbora que se asomaba del hueco de un árbol caído. Después de los saludos, los horneros le preguntaron si ella tenía idea de cómo podían hacer un nido.
-¿Para qué quieren un nido? –dijo la víbora que, sin conocerlos, intuía que esos dos eran muy trabajadores-. En este hueco que encontré cabemos de sobra los tres. Hay que limpiarlo un poco y verán qué lindo.
Pero sospechando que esta señora tampoco jugaba limpio, los horneros se alejaron diciendo: “Muchas gracias, nos tomaremos un tiempo para pensarlo”.
Después caminaron y volaron por los alrededores, y la tarde voló con ellos.
Estaba anocheciendo cuando llegaron adonde se levantaba un alto y perfumado paraíso que tenía enfrente un horno de barro abandonado.
Se detuvieron allí y se quedaron mirando el horno pensando que tal vez era el nido de algún vecino.
En eso, del hueco del horno, se asomó una lechuza de plumas blancas.
-Buenas noches –saludaron los horneros-. Nos llama la atención su casa, señora. ¿Nos contaría cómo la construyó?
 - No la construí yo –dijo la lechuza, amable, con voz rasposa-. Dicen que la hizo un hombre. La encontré abandonada y me instalé. Por lo que pude oír está hecha con barro. 
-¿Barro?
- Sí, una mezcla de tierra húmeda con raíces. Cuando se seca queda muy fuerte. Es la mejor casa que tuve: fresca en verano, cálida en invierno.
Los horneros, que de tontos no tienen ni una pluma, se dieron cuenta enseguida de que esta señora no los engañaba.
Se miraron un rato en silencio como si se estuvieran leyendo el pensamiento, y después dijeron a coro: “Qué buena idea. Será de barro”.
Entonces, se despidieron de la lechuza y fueron los dos a pasar la noche en lo alto del dulce paraíso.
Por la mañana, muy temprano, volaron hasta encontrar la rama del árbol que más les gustara y con un canto de notas claras que eran como sonoros besos, se pusieron a trabajar para construir su casa. Juntos, como hacen los horneros.
Y les salió bien la casa de barro. Tan bien les salió que aunque pasó mucho pero mucho tiempo desde aquella mañana, los horneros de hoy siguen haciendo su casa de la misma manera.