lunes, 21 de abril de 2014

Perfil que escribí sobre Christian Montenegro para la revista "Cultura LIJ" de Ed. La bohemia



(Click sobre la imagen para agrandar)

El Señor Montenegro



El tipo ya llamaba la atención por su capacidad de trabajo para concretar una historieta cuando, de adolescente, era alumno del maestro Alberto Breccia. Hacía incontables estudios de cada personaje hasta lograr lo que tenía en mente. En ese entonces ya se empezaba a destacar porque lo que hacía era distinto. Y ni hablar cuando empezó a pintar sus imágenes con acrílico, para después de pintar mucho ir a estudiar diseño en la UBA y empezar a trabajar en formato digital hasta hoy día.

Al contemplar su obra uno no termina de entender cómo es que usando formas simples como círculos, triángulos, cuadrados, construye tan admirables y complejas composiciones. Y es entonces cuando uno piensa que el tipo debe tener varios pares de ojos guardados para usar cuando labura, porque a uno no le alcanzan los dos ojos que humildemente tiene para mirar y admirar su fantástica obra y todos sus detalles. Se siente alivio, y alegría, claro, de saber que hay gente como él que, además del talento innato, se toma tan en serio su trabajo. Porque es la gente que hace de su oficio un arte y su obra pasa a ser un regalo para nuestros sentidos.

No por nada el tipo colabora constantemente en publicaciones para todo el mundo. Y no por nada fue elegido recientemente por Taschen para integrar el libro de los 100 ilustradores más destacados de la actualidad.

El tipo es un capo en lo suyo y sigue siendo un gran laburador. Pero, qué cosa, ¿no?: también sigue teniendo el perfil bajo que lo caracterizó siempre.
¡Salú, Sr. Christian Montenegro!

miércoles, 16 de abril de 2014

Pura uva










Escapa el zorzal
con una uva.
¿Qué tal?

Con una uva de la parra
que con su pico
a-ga-rra.

Vuela el colibrí
y rodea el racimo:
así, así.

Va y viene la paloma
entre las ramas.
No quiere que otro coma.

Caen una a una
sobre el patio
pura uva, pura uva.



 


 

miércoles, 5 de marzo de 2014

Pieza breve para dos personajes (Publicada en 2013 en un libro de texto de editorial Estrada.)



 (Click sobre la imagen para agrandar)

Doña Sara

(Doña Sara está sentada a la puerta de su casa. Pasa una joven vecina y se para a saludarla.)

Vecina: ¡Hola, doña Sara! ¿Cómo está?

Doña Sara: ¿Qué, querida?

Vecina: Que cómo está.

Doña Sara: ¿Cómo?

Vecina: (Alzando la voz.) Que cómo está, doña Sara.

Doña Sara:¡Ay, nena! Más o menos.

Vecina: Pero, ¿qué le pasa?

Doña Sara:¿La casa? No, no es por la casa. Me parece que me estoy engripando.

Vecina: Y también, usted siempre desabrigada.

Doña Sara: No, no es por estar acá sentada. Ramón, pobre, que en paz descanse, siempre me decía: si vas a estar acá toda la tarde, ponéte un saquito, mirá que después refresca. Pero yo nunca tengo frío. Y vos nena, ¿cómo estás?

Vecina: Bien, doña Sara.

Doña Sara: No, ahora que lo pienso no debe ser una gripe, debe ser el hígado. Me está agarrando jaqueca. ¿Vos estás bien?

Vecina: Sí, doña Sara.

Doña Sara:¿Sabés que antes yo oía la conversación de la gente a ochenta metros de distancia? Mirá qué oído.

Vecina: Y ahora, ¿oye menos?

Doña Sara:¿Cómo decís?

Vecina: Que si ahora oye menos.

Doña Sara:¿Que si ahora qué?

Vecina: (Alzando la voz.) ¡Que si anda mal del oído, doña Sara!

Doña Sara:¿Que si me olvido? No, no. Todavía tengo bastante memoria y bastante buen oído. ¡Ay!

Vecina: ¿Qué tiene doña Sara?

Doña Sara:¿Quién viene? No sé, querida, pero yo estoy un poco mareada. Es por la vista.

Vecina: ¿Qué tiene en la vista?

Doña Sara: No, la pista no, ¿qué pista? ¿Andás bien vos del oído?  Hablo de la vista. Voy a tener que empezar a usar anteojos, estoy viendo menos. Mirá vos, esa señora que está pasando por la vereda de enfrente no sé si es Carmen o es Luisa.

Vecina: No, doña Sara, es un señor con un armario.

Doña Sara:¿El veterinario? ¡Ah! Debe ser por el perro de Roberto.

Vecina: ¿Qué tiene el perro de Roberto?

Doña Sara: No, no está muerto. Parece que comió mucha torta y le agarró tortícolis. ¿Vos andás bien de salud?

Vecina: Sí, creo que sí. Pero ahora me está agarrando dolor de cabeza.

Doña Sara: Ah, tenés que poner la mesa. Sí, claro, andá que se les va a enfriar la comida.

Vecina: (En voz bien alta.) ¡Que me voy, doña Sara, porque me duele la cabeza!

Doña Sara: Ahhh, sí querida, andá, andá.

Vecina: Chau, doña Sara.

Doña Sara: Chau, querida, que te mejores.

(Cuando doña Sara se queda sola, murmura.)

Doña Sara: Le debe doler la cabeza de tanto gritar. Ni que una fuera sorda.

Fin


viernes, 7 de febrero de 2014

Y como no hay una sin dos, ni dos sin tres, los Cuatro Gatos reseñados otra vez


(Click sobre la imagen para agrandar)


A. hizo esta interesante reseña del libro de los gatos en su pequeño paraíso:
http://pequenhoparaiso.blogspot.com.ar/2012/09/cuatro-gatos-negros-flacos.html

Otra reseña de los Cuatro gatos negros y flacos!


(Click sobre la imagen para agrandar)


En el blog Sumando libros, Paula nos hizo este lindo comentario de nuestro libro:
http://www.sumandolibros.com.ar/2012/12/cuatro-gatos-negros-flacos.html



miércoles, 5 de febrero de 2014

De mi libro sobre la familia de tatúes


En Jitanjáfora encontré esta reseña de Romina Sonzini sobre "Un lugar cómodo, cómodo", libro que escribí e ilustró Elba Rodríguez:
http://www.jitanjafora.org.ar/Un%20lugar%20comodo,%20comodo.pdf

(Click sobre la imagen para agrandar)


jueves, 2 de enero de 2014

AUGURIOS



(Click sobre la imagen para aumentar)