lunes, 16 de marzo de 2015

VIDAS MODERNAS: RESEÑA DE GRACIELA PERRICONI



Graciela Perriconi reseñó Vidas Modernas, libro álbum que publicó Del Eclipse en el que ilustro un texto de Ángeles Durini.
Acá el link al blog de Graciela y a la reseña:

lunes, 26 de enero de 2015

VIDAS MODERNAS Hoy cocina: ÁNGELES DURINI

(Click sobre la imagen para agrandar)

Nos cuenta Ángeles sobre el hacer de su texto:

Vidas modernas nació de mirar. Con Gloria Silva y Cecilia Larese Roja nos pusimos a mirar libros con reproducciones de pintores latinoamericanos con la idea de escribir versos. Me atrajo el cuadro Ciudad Lagui de Xul Solar, sus edificios con sus chimeneas sacando humo en forma de rulo, y cuadros de otras ciudades con caminos y escaleras, por las que sobrevuelan globos. A los seres humanos se los ve chiquitos, caminando por esos laberintos.  

Comencé a imaginarme una vida en Ciudad Lagui, dos seres que se quieren en esta gran ciudad. Los vi a los dos buscándose por aquellas escaleras y al minuto siguiente, enojarse y replegarse cada uno en sí mismo, cada uno en su casa, en su rulo. En su mambo. Pero extrañándose. Cosas que pasan en una gran ciudad, donde la comunicación se facilita y se dificulta casi al mismo instante. Estos seres llevan vidas modernas, con un fuerte sentido de la individualidad pero sin perder la necesidad del encuentro con el otro. Sin detenerse a pensar en una etiqueta para su relación de amistad. ¿Serán amigovios? 

Conversé con Didi en un pasillo de la feria del libro. Después nos intercambiamos correos, cada una en su rulo, aunque a veces nos encontrábamos. Y Didi empezó a trabajar sobre los versos que le envié, sobre Xul y Rinoceronte. Y les puso cuerpo e inventó una nueva ciudad. Trajo los juegos que aparecían en las revistas, como los laberintos y el completar figuras. Jugó e hizo todo más divertido, más vivo, valga la redundancia. 


jueves, 1 de enero de 2015

Mi cocina en VIDAS MODERNAS



(Click sobre las imágenes para agrandar)

En este libro álbum que publicó hace poquito Ediciones del Eclipse, me encargué de las ilustraciones. El texto poético es de la escritora Ángeles Durini. Como el texto de Ángeles me pareció muy suelto y juguetón, me invitó a jugar, a entrar a una gran ciudad con escaleras que suben y bajan y bajan y suben, con ventanas para jugar a las escondidas y chimeneas con rulos de humo. Me invitó también a  imaginar a dos personajes extravagantes y queribles a la vez: Xul y Rinoceronte. Y entré con gusto en ese juego que Ángeles me proponía desde su escritura, pero hice y deshice mucho hasta que encontré la manera de darle forma a ese mundo y definir el aspecto de los protagonistas.
Para dar con Rinoceronte, lo primero que hice fue dibujar un rinoceronte real y después tratar de humanizarlo.
Algunos de los bocetos:



Por acá con vestido:

Y acá ya el dibujo definitivo (es el de tapa) pintado con gouache y todavía sin la intervención digital:


La cosa fue definir la apariencia de Xul, que empezó siendo un hombre de barba corta:


Después lo transformé en un señor de barba muy larga:


Hasta que se convirtió definitivamente en un ser mezcla de humano y animal, algo gatuno si se quiere:


Acá en la ventana de su departamento:


La imagen de la ciudad donde viven estos amigos que se encuentran y se desencuentran, acá en el primer paso, pintada con gouache:


Y ya la definitiva, con agregados digitales:


Y así como las palabras del texto invitan al juego, en varias páginas las ilustraciones invitan al que quiere a jugar, como esta donde dice:

"Allá va Xul
con su Rinoceronte
tomados de la mano.

Por el camino van,
por donde van los otros,
y la noche los pesca.
Entonces ellos
se meten por una ventana,
              por varias.

Espirales de humo gris,
                escaleras blancas". 


Como dice en contratapa:

"Una gran ciudad puede complicar los encuentros entre una pareja de amigos que se quiere.
Qué se dicen, qué se callan, cómo se distancian, se pierden y se vuelven a encontrar..." .

martes, 9 de diciembre de 2014

Dos que hablan



¿DIÁLOGO?


(Don Pedro y don Carmelo, hombres de unos setenta años de edad, están sentados en un banco de la plaza y hablan mirando al frente, sin mirarse entre ellos.)


Pedro Qué hermoso día, ¿eh?
Carmelo Sí, qué hermoso día.
Pedro Dan ganas de pasear.
Carmelo Sí, dan ganas de pasear.
Pedro Es que está llegando la primavera.
Carmelo Sí, está llegando la primavera.
Pedro Mire qué cielo tan azul.
Carmelo Sí, qué cielo tan azul.
Pedro (Ofendido, a Carmelo) ¿Usted se está burlando de mí?
Carmelo (Mirando a Pedro) ¿Por?
Pedro No repita las mismas palabras que digo yo.
Carmelo Bueno, disculpe.
(Se quedan un momento en silencio. Al rato vuelven a hablar.)

Pedro (Señalando) Qué perfume tienen esas flores de ahí.
Carmelo Sí, qué fragancia tienen esas flores.
Pedro Escuche el canto de los pájaros.
Carmelo Sí, el trino de los pájaros.
Pedro Qué agradable.
Carmelo Qué placentero.
Pedro (Ofendido, a Carmelo) ¿Usted se sigue burlando? Sigue diciendo lo mismo que yo.
Carmelo (Mirando a Pedro) No señor, lo mismo que usted, no. Usé sinónimos.
Pedro (Lo mira enojado)
Carmelo (Mirándolo) Bueno, disculpe.
(Se quedan de nuevo en silencio. Al rato, hablan.)

Pedro Hoy estoy contento, ¿y usted?
Carmelo No, yo estoy triste.
Pedro Hasta siento calor, ¿usted no?
Carmelo No, yo tengo frío.
Pedro Después voy a ir a caminar, ¿y usted?
Carmelo No, yo me voy a quedar quieto.
Pedro (Mirando al otro) ¡Pero, viejo, con usted no se puede hablar!
Carmelo (Mirando al otro) ¿Por?
Pedro Ahora dice lo contrario de lo que yo digo.
Carmelo Pero antes me dijo que no repita lo mismo que usted.
Pedro Sí, hombre, pero tampoco lo contrario.
Carmelo Bueno, ¿y qué quiere que diga?
Pedro No diga ni lo mismo ni lo contrario. (Señalándose la cabeza) Piense un poco.
(Se quedan un momento en silencio. Al rato hablan.)

Pedro Ayer vino mi primo de visita.
Carmelo Mañana aumenta la nafta otra vez. ¡Qué barbaridad!
Pedro Vino solo porque su mujer no anda bien.
Carmelo ¿Adónde vamos a ir a parar con estos precios?
Pedro Parece que a fin de mes la operan.
Carmelo Porque van a remarcar todo, seguro.
Pedro Habló toda la tarde de fútbol, es un fanático.
Carmelo Y nos agarra con la despensa vacía, qué macana.
Pedro Mi mujer, que no se banca el fútbol, lo saludó y se fue a lo de la vecina.
Carmelo Por suerte este mes no tuvimos que comprar medicamentos, que si no…
Pedro Hasta a mí se me hizo pesado el primo, ¡jojo! Es que es demasiado fanático.
Carmelo Ni hablar de viajes, ¡ja! Primero hay que comer.
Pedro Suerte que se fue temprano. Pobre. Es buen tipo.
Carmelo (Poniéndose de pie) Mañana no vengo, tengo turno con el cardiólogo, y de ahí a lo de mi hija.
Pedro (Mirándolo) Ah, ¿se va? ¿Vio cómo nos entendimos y pudimos charlar tranquilos?
Carmelo A ver si veo un poco a mi nieta. Hasta pasado mañana, que siga bien.
(Se aleja)
Pedro Claro, la seguimos mañana. No falte, ¿eh?
(Se pone de pie y sale)

miércoles, 10 de septiembre de 2014

NUBES


Noche temprana.
La luna se asoma a medias
entre unas nubes desperdigadas
como la espuma que deja en la playa
el mar en retirada.

martes, 26 de agosto de 2014

Julio Cortázar


A cien años del nacimiento del gran escritor Julio Cortázar, muy leído y apreciado en mi juventud y releído ahora, sobre todo sus primeros cuentos, publico en este blog la ilustración que hice para una exposición en su homenaje inaugurada a principios de este mes en Donceles 66, México.

(Click sobre la imagen para agrandar)

Elegí para ilustrar el cuento Los venenos porque es uno de los que recuerdo con más cariño, tal vez porque sucede en Banfield, localidad del Gran Buenos Aires donde pasé mi infancia y adolescencia. Pero también porque sucede en la infancia del protagonista y entonces nos retrotrae a esos tiempos en que todo estaba por hacerse. "El sábado el tío Carlos llegó a mediodía con la máquina de matar hormigas...", empieza el relato.

La de abajo es una imagen de cuando lo estaba diseñando. Algunas cosas cambiaron, como el diseño del título. La figura del protagonista está dibujada en papel, escaneada, pegada y pintada con photoshop. Todo lo demás es digital.

(Click sobre la imagen para agrandar)

La siguiente imagen es un primer boceto de la ilustración:

(Click sobre la imagen para agrandar)

Y acá un boceto a lápiz del protagonista:

  (Click sobre la imagen para agrandar)

miércoles, 13 de agosto de 2014

Verde


Verde cabellera del río
que se lleva la corriente.
Verde como hierba verde.
Cabellos de algas,
que no de gente.