miércoles, 16 de marzo de 2011

En la luna


(Click sobre las imágenes para agrandar)

Coincidiendo con estas noches en que hubo cielo de luna gigante pienso en mi libro "¿Y la luna dónde está? que publicó en 2008 Ediciones del Eclipse pero se empezó a gestar varios años antes. Me costó mucho encontrarle la vuelta. Hubo muchos cambios en el medio, en las ilustraciones y en el texto. Me fue complicado desde el principio porque si bien tenía algunas imágenes ya volcadas al papel con color y todo hechas a partir de muñecos-juguete (la luna y el trapecista) que me gustaban, no sabía qué contar con ellas, no tenía ninguna historia. Después se me fueron ocurriendo historias y con ellas más imágenes, pero esas historias no me convencían. Hasta que me metí para adentro y busqué y de a poco me fui acordando. Me acordé de que cuando yo era una nena que le tenía mucho miedo a la oscuridad y me quedaba a dormir en lo de mi prima, cuando estábamos en la cama ella me contaba cuentos que me hacían más dulces los sueños. Y ese clima usé para el relato: tranquilidad, quietud, y es lo que más me interesó plasmar, la atmósfera de paz, quizá con la idea de que esa paz tranquilice a algún niño a la hora de dormir. Sería muy lindo saber que es así. Pero me conformo con que el libro despierte algo, que ya es bastante pedir. Este cuento es en principio una explicación fantaseosa de cómo hace la luna para estar en el cielo, para subir y para bajar. Y si no me equivoco, las leyendas de los pueblos antiguos surgieron para explicarse de alguna manera el mundo, los fenómenos naturales, etc., porque saber cómo, aunque sea una fantasía, tranquiliza.



Esta imagen de Luna durmiendo se perdió con otras dos cuando los mandé a un concurso antes de que me publicaran el libro, así que hice otra distinta porque alguien me dijo que lo que para mí era una almohada, lo rosa, parecía un pie o algo así.

Esta Luna durmiendo es la que quedó en el libro.

Esta es la primera que hice de Luna arreglándose frente al espejo para salir. Medio feucha. Después hice esta que se perdió junto con las otras dos en el exterior:

Y esta es la que quedó finalmente en el libro.



Y este boceto de paisaje lunar dio paso al que sigue, que es una de las ilustraciones que más me gusta del libro, y el texto que le corresponde: Hasta que rodando sin rodar, caminando sin caminar, aparece suspendida en lo más alto del cielo, pero se mueve. Y desparrama luz como si fuera nieve.
Y cuando nos vamos a dormir, ella continúa iluminando, silenciosa, durante toda la noche, por si quedara alguien despierto.



Esta es la primera versión de Luna saliendo:

Y esta otra, casi idéntica pero menos sombría, es la que quedó:



Dos de las ilustraciones en la muestra de ilustradores de libros para chicos que se organizó en la Fundación Osde en 2010:


2 comentarios:

  1. Qué bueno Didi!

    Me alegra ver que te animaste con el blog! Es un regalo para los que estamos en la luna y en los cuentos.

    Un abrazo y seguimos leyéndonos!

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias, Fran! Un abrazo y la seguimos.

    ResponderEliminar